logo

Rodrigo Echeverri

rodrigo_echeverri_calero

Ejercicios de Sustracción

La palabra que más se acerque a la descripción de lo que encierra el fenómeno de la explotación minera, legal e ilegal, sea la de ironía. Ironía cruda de sostener al mismo tiempo la idea de progreso y desarrollo, y evidenciar en sus consecuencias, por el contrario, devastación y miseria.

El paisaje se ubica entonces como aquel testigo silente de los efectos de estos ejercicios de sustracción que sobre él se despliegan. Dichas cicatrices se dejan ver en la tierra y en todos los elementos naturales producto de ella, pero también en los rostros y manos de aquellos cuyo sustento proviene de sus entrañas o de sus ríos. Es así como, lo que aparece a modo de un vacío para la mirada realmente evidencia la irreductible relación entre vida y tierra y las implicaciones que tienen las acciones que desconocen dicha condición.

Asombra constatar, por otro lado, que en este controversial escenario de disputas aparezcan incluso argumentos religiosos para dirimir asuntos más bien mundanos, pero no por ello menos trascendentales, lo que evidencia algo más. Acaso muestra una cierta subjetividad en juego, en la cual reaparecen temas relativos a la experiencia colonial y su violencia, de la cual se deriva una particular relación con la ley, con el otro y con el entorno. Esto último permite rastrear y reconocer el entramado histórico que le subyace a las dinámicas de explotación y extracción de recursos, las cuales se sostienen en los procesos de exclusión, marginación, pobreza y violencia que caracterizan el lazo social colombiano desde la colonia hasta hoy.

(Texto por María Alejandra Tapia)

Rodrigo Echeverri

Echeverri demostró en los inicios de su trabajo una fuerte preocupación por las condiciones de violencia en Colombia y buscó la forma de materializarlas a través de una obra abstracta donde el color y la forma son su mayor argumento. En Contenidos (2005), una serie en la que utiliza la tinta del tóner para producir dibujos en blanco y negro, aparecen por primera vez sus cajones, con una clara referencia al féretro, contenedor del cuerpo muerto.

Posteriormente se adentra en la abstracción total con un corte minimalista, al convertir estos cajones en formas que, mediante el color rojo, Cajas negras (2006) tendrán ahora una referencia más sutil al tema. En adelante Echeverri se concentra en utilizar el concepto de la destrucción, tomado de la realidad colombiana, pero también en sentido más global, para ser el punto de partida para construir. De ahí sus pinturas en formas irregulares en tonos grises y negros, No todo es blanco y negro (2007) y más recientemente en los tonos de la madera, Astilla en el ojo (2009), en la que sus cajas toman un significado más formal al referirse al material del cual están hechas y al variar la forma de expresión con dibujos y collages.

Hay otro cuerpo de trabajo como Bibliografía (2007) o A mi medida (2010) en el cual rompe esta estructura formal para buscar recursos nuevos. En el uno, juega con el metro como la medida de longitud y el metro como la herramienta para hacer mediciones, buscando agotar las posibilidades físicas de presentación del mismo en el espacio. En el segundo, busca generar una relación directa entre el texto y la imagen.

Tomado de Transpolítico, José Roca / Sylvia Suárez

Video – Ejercicios de Sustracción

 

Artistas / Espacios